Buenos días bombones!

La princesa de casa ha cumplido sus 7 meses (que se pare el tiempo por favor) así que quiero hacer un recopilatorio de lo que han sido éstos seis primeros meses de nuestra princesa.
Nuestra primera cita fue el día 7 de Abril de 2018, un sábado a las 12:10, junto con maridín, un encuentro muy especial y lleno de amor dónde pude saborear cada uno de los momentos de antes y durante el parto, algo magnífico. Pero lo magnífico no es sólo tenerte entre nosotros sino lo inteligente que es la naturaleza para que en sólo seis meses has pasado de no aguantarte por ti sola a sentarte, de ni siquiera hacer ningún ruido con la boca sólo el llanto a reírte a carcajadas sobretodo con tu hermano, a balbucear y a pronunciar palabras como papa que ahora a los casi siete meses ya lo utilizas por su significado junto con tete. Has pasado de ver ni siquiera sombras a seguirnos con la mirada, a llorar cuando no me ves hasta destaparte la cara para querer ver y jugar juntas, además de destaparte a mi o a papi para vernos la cara. De casi no mover tus extremidades empezaste bien temprano a manejar tu cabecita, a compaginar bastante los movimientos de tus brazos y manos hasta poder coger y manejar alguna cosa que te llamaba la atención y ahora siendo casi experta en hacerlo, lo que más te llama la atención es el collar de mami que es un corazón brillante muy especial para mi, ¿será que lo sabes y por eso también lo es para ti? De no gustarte que te dejara en la mantita de juegos has pasado a que te encante estando sentada cómo tumbada para así poder hacer la croqueta y de mirarte estando en la manta y solo el momento de girarme ya estás fuera cogiendo cualquier cosa que te llame mas la atención que los juguetes que tienes en la manta. Además me haces sentir  tan leona, sólo al pensar que he sido tu alimento cómo tu refugio a partes iguales, te has criado a partes iguales de alimento (Leche materna) cómo de amor, y lo mejor es que cada vez te gusta más que te hagamos mimos y empiezas a hacer tus muestras de cariño, sólo al acariciarnos y sonreírnos haces que se nos llenen los ojos de lágrimas de amor y hay mucha emoción porque TÚ mi princesa has venido a parte de traernos más felicidad nos has traído paz. Muero cuando te despiertas y lo primero que haces es buscarme, buscar mi calor y no hablas aún pero te haces entender con gritos, lloros y miradas, todo esto junto, si te observo en nada he aprendido a conocerte a saber lo que quieres y a poder cubrir tus necesidades que junto con las de tu hermano es lo más importante para mi, porque se que si ahora no vas falta de nada de lo que necesites estoy/amos cultivando para que crezcas segura y nuca vayas falta de nada. Nos has demostrado que tienes las cosas más que claras y siendo aún así pequeña te las ingenias para que te entendamos y podamos complacerte con lo que necesitas o deseas en aquel momento y es algo que me hace muy feliz, poder hacer porque vosotros sois mi vida y tu dependes de mi y eso me da la mayor y bonita responsabilidad que me ha dado la vida la de ser MADRE, y tú hija mía has hecho que vuelva a sentir por segunda vez lo que es amar incondicinalmente sólo al pensarte que queríamos que nos eligieras, al sentirte en mi barriga y al tenerte a día de hoy con nosotros. A veces me pregunto; cómo una personita tan pequeñita puede hacerme sentir tan grande?

Gracias hija mía por haber llegado, por haberme hecho reflexionar y sobretodo por darme cuenta de lo que es realmente importante en éste mundo, porque la familia nos la elegimos nosotros y tú fuiste creada con amor y tanto tu hermano, tu padre cómo tú sois MI FAMILIA, y cada uno es una pieza imprescindible en mi vida.