Conóceme

Tras THELAMEL estoy yo, Melodi: amante de ser mamá, de escribir y de recrear mis ideas a través de la costura. Estudié cómo técnico en imagen pero justo el día que se declaró el Estado de alarma, en marzo del 2020, tuve que vivir una realidad que realmente me tocó muchísimo dándole un giro a mi vida:  tuve que despedirme de mi padre.

Desde bien pequeña recuerdo los veranos en casa de los abuelos, en Normandía, allí tenía un costurero y me pasaba horas cosiendo botones. Al tener a mi primer hijo me reencontré con la costura para poder hacerle ropa bien cómoda, pero distinta a las de las grandes superficies, tan impersonal. Siento que mis hijos son únicos y especiales  y por eso quise que su ropa, al  igual que sus juegos,  fueran distintos y especiales. 

Lo que empezó como un hobbie con el que me evadía de esas noches sin dormir se transformó un día estando en la farmacia, cuando una mujer me paró y me preguntó de dónde era la ropa que llevaba mi hijo. Al decirle que la hacía yo misma me pidió si le podía hacer uno igual para su hijo. Y así empezó THELAMEL.

Todos somos únicos y especiales y nos merecemos ese trato, así que cada pieza que encontrarás en mi tienda será único y especial, no habrá nadie que lo tenga igual, porque están cortados uno a uno y confeccionados por mi. Cada prenda que pongo a la venta, ha sido probada por nosotros, así podemos valorar la calidad y la comodidad, para poder ofreceros lo mejor. 

Nuestros juegos de madera también están hechos a mano, uno a uno y son juegos educativos que acompañarán a cada uno de los peques durante muchos años. Dependiendo de la etapa en que estén podrán disfrutarlos de una manera u otra.

Me guía el pensamiento, más acuciante todavía en los tiempos que nos ha tocado vivir, de que no nos llevaremos nada más que los momentos del día a día. Nos pasamos muchas horas trabajando, así que, en éste momento me llena poder confeccionar para personas que quieran prendas exclusivas y valoren la esencia de lo hecho a mano con mucho amor y cariño.